La clave para experimentar a Jesucristo diariamente

El día en que somos salvos es un día maravilloso y trascendental. No obstante, en esta entrada deseamos hablar acerca de las días subsiguientes a nuestras salvación.
Después de haber experimentado el gozo de la salvación, una persona quizás se pregunte cómo seguir experimentando al Señor Jesús. Pueden surgir preguntas como, ¿de qué manera puedo conocer a Jesús personalmente? ¿De qué manera puedo experimentar a Jesús en mi vida? ¿Acaso ser perdonado y ser salvo del juicio de Dios todo en la vida cristiana?

Algunas personas quizás traten diferentes maneras de experimentar a Jesús como lo hicieron el día en que fueron salvos. Incluso es probable que hayan estudiado la Biblia más, pero aunque aprendieron algo nuevo, el Señor mismo aún parece estar lejos.

 

De la misma manera en que es necesario tener la llave correcta, no cualquiera, para entrar a un cuarto cerrado, necesitamos usar la llave correcta para experimentar a Jesús. ¿Cuál es la llave que necesitamos para conocer a Jesús personalmente en nuestra vida diaria?

Dos hechos importantes

Antes de ver cuál es la clave para experimentar a Jesús, necesitamos comprender dos hechos importantes.

El primer hecho es que Jesús nos redimió mediante Su muerte en la cruz. ¡Cuánto le agradecemos por esto! La redención de Cristo hizo posible el segundo hecho: ¡Jesús vive en nuestro espíritu! Por medio de la muerte de Cristo, Él nos salvó del juicio eterno y en Su resurrección Cristo como el Espíritu vivificante vino a morar en nosotros, específicamente en nuestro espíritu. Conocer y apreciar este segundo hecho es crucial para poder experimentar a Jesús de una manera real y a diario.

Dios creó a los seres humanos porque quería compartir Su vida divina con nosotros. Ya que tenemos la vida de Dios en nosotros, podremos expresarlo en nuestra vida diaria. Podemos expresarlo en nuestra vida cuando tenemos la vida de Dios. No obstante, debido a que el hombre cayó, dos cosas pasaron: llegamos a ser pecaminosos y nuestro espíritu se amorteció, no podía contactar o conocer a Dios. De modo que teníamos dos necesidades principales: ser perdonados de nuestros pecados y nuestro espíritu amortecido necesitaba ser avivado.

Cuando recibimos al Señor Jesús como nuestro Salvador, ¡ambas necesidades principales fueron satisfechas! Fuimos redimidos y perdonados de nuestros pecados. Y volvimos a nacer en nuestro espíritu con la vida de Dios.

Veamos ahora la llave para experimentar a Jesús.

Tres esferas y tres llaves

Para los seres humanos, existen tres esferas en el universo. Todos tenemos la llave para cada esfera debido a que Dios nos creó con un cuerpo, alma y espíritu:

  • La esfera física: el mundo material consiste de lo que vemos, oímos, tocamos y olemos. La llave para experimentar esta esfera es utilizar los cinco sentidos físicos de nuestro cuerpo.
  • La esfera psicológica: la esfera del alma, más profunda que la esfera física, consiste de cosas intangibles como los pensamientos, los sentimientos y las decisiones. La llave para experimentar la esfera psicológica es utilizar las facultades de nuestra alma: nuestra mente para pensar, razonar y analizar; nuestras emociones con las cuales experimentamos gozo, tristeza y muchos otros sentimientos; y nuestra voluntad con la cual tomamos decisiones, concretamos intenciones y escogemos.
  • La esfera espiritual: más misteriosa y profunda que las esferas física y psicológica. En Juan 4:24 dice: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y con veracidad es necesario que adoren”. En espíritu aquí se refiere en nuestro espíritu humano. La llave para experimentar la esfera espiritual es usar nuestro espíritu humano para contactar a Dios, quien es Espíritu.

Utilicemos el ejemplo de la aroma deliciosa que sale del horno cuando horneamos pan para ilustrar la importancia de usar la llave correcta para cada esfera. Sería inútil usar nuestras facultades del alma para probar y “experimentar” el aroma. Nuestra alma es simplemente la llave equivocada. Sin embargo, podemos utilizar nuestro sentido de olfato para que con tan sólo sentir el aroma una vez se nos haga agua la boca inmediatamente.

De la misma manera, no podemos experimentar a Cristo si usamos la llave equivocada. Jesucristo ya no está con nosotros físicamente, de modo que nuestros cinco sentidos no tienen mucho que aportar. Incluso, usar nuestra mente para pensar sobre Él o nuestras emociones para tratar de sentirlo no funciona, pues Dios es Espíritu. Usar nuestro espíritu humano creado por Dios es la llave para experimentar a Cristo quien vive en nuestro espíritu.

Cómo usar la llave de nuestro espíritu

Utilizar cualquier parte de nuestro ser implica ejercitar dicha parte. Así que, por ejemplo, físicamente utilizamos o ejercitamos los pies para caminar. Psicológicamente ejercitamos nuestra mente para estudiar o meditar.

De modo que, ¿cómo ejercitamos o usamos la llave de nuestro espíritu para contactar y experimentar al Señor Jesús? La mejor manera de ejercitar nuestro espíritu es por medio de la oración. Nuestra oración no tiene que ser larga, formal o en un lugar en particular. De hecho, sencillamente invocar el nombre precioso de nuestro Señor Jesús es una buena manera de ejercitar nuestro espíritu para contactarle en oración. Cuando invocamos el nombre del Señor desde nuestro espíritu, lo experimentamos como el agua viva que nos satisface y sacia nuestra sed a cualquier hora del día.

Otra manera de ejercitar nuestro espíritu es orar con la Palabra de Dios. Mientras leemos la Biblia, podemos convertir en oración lo que leemos. Cuando oramos usando las Escrituras, usamos no sólo nuestra mente para leer la Palabra, sino más importante aún usamos nuestro espíritu para contactar al Espíritu en la Palabra. Al ejercitar nuestro espíritu por medio de la Palabra de Dios, experimentamos a Cristo como nuestro nutrimento espiritual.

También podemos ejercitar nuestro espíritu al alabar y dar gracias al Señor por todo lo que Él es y lo que ha hecho por nosotros. Somos llenos de Él al dar gracias al Señor por todas las cosas.
Al practicar de forma regular estos distintos tipos de oración, podemos avanzar de nuestra experiencia inicial de salvación a conocer y experimentar a Jesús más cada día.

Experimentar a Jesús día a día

El Señor Jesús no desea ser alguien objetivo para nosotros a quien adoramos desde lejos. Él nos redimió y regeneró para vivir en nosotros y ser nuestra vida. Jesús vive en nosotros así que podemos experimentarlo subjetivamente como nuestro todo en nuestra vida diaria. En todos los asuntos de nuestra vida, ya sean grandes o pequeños, podemos experimentar a Cristo en todas nuestras necesidades cuando lo contactamos usando la llave de nuestro espíritu humano.

¡Oh qué gozo es experimentar a Cristo utilizando esta llave maravillosa de ejercitar nuestro espíritu!

“Señor Jesús, gracias por vivir en mí y mostrarme que usar mi espíritu es la llave para experimentarte. Gracias que puedo ejercitar mi espíritu al orar. Señor, gracias por abrir mis ojos para ver que puedo experimentarte en mi vida diaria por medio de disfrutar Tu presencia en mi espíritu”.

ACERCA DE BIBLES FOR AMERICA

BfA logo

Bibles for America es una organización sin fines de lucro cuya misión es regalar copias gratuitas del Nuevo Testamento Versión Recobro y libros cristianos a través de los Estados Unidos. Usted puede pedir una Biblia de estudio gratuita aquí y descargar libros cristianos gratuitos aquí.



¿Quiere crecer en su fe?

Lea nuestros libros electrónicos gratuitos que le ayudarán a crecer en su vida cristiana.

DESCÁRGUELOS AHORA