¿Qué es la iglesia según la Biblia?

Muchas personas, incluyendo los cristianos, tienen conceptos sobre lo que es la iglesia. Pero ¿qué es la iglesia exactamente? ¿Es la iglesia un edificio adonde los cristianos van los domingos para adorar? ¿Es la iglesia una organización de personas que creen en Jesucristo? Para descubrir lo que Dios piensa respecto a la iglesia, debemos acudir a la Biblia.

Aunque no podremos cubrir este asunto tan grande en una sola entrada, comenzaremos por enfocarnos en lo que la iglesia es según la Palabra de Dios.

La iglesia se compone de personas

¿Qué es la iglesia según la Biblia? Un buen principio al leer la Biblia es prestar atención especial a la primera mención de un asunto. Esto establece la base para entender dicho asunto en el resto de las Escrituras. La primera mención de la palabra iglesia en toda la Biblia está en Mateo 16.

En este pasaje, Jesús lleva a Sus discípulos fuera de Jerusalén y les pregunta quién pensaban que Él era (v. 15). Pedro responde al declarar: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”(v. 16). Jesús le dice a Pedro que él había recibido esta revelación de parte de Dios. Después de esta revelación tan importante, podríamos pensar que el Señor hablaría más acerca de esto. Pero en vez de hacer eso, tan pronto como Jesús confirma esta revelación, Él responde declarando: “Sobre esta roca edificaré Mi iglesia”.

La revelación de la iglesia aquí es de tanta importancia para Cristo que lo pone en conjunto con la revelación de quién Él es. Así que necesitamos descubrir, ¿qué es la iglesia que Cristo revela aquí en Mateo?

Veamos la palabra iglesia en el idioma original del Nuevo Testamento. La palabra griega para iglesia en este versículo es ekklesía, la cual quiere decir congregación o asamblea llamada a salir. Así que la iglesia, la ekklesía, es la asamblea de todas las personas que han sido llamadas por Dios a salir de mundo. La iglesia no es un edificio físico; es un grupo de personas.

¿Quiénes son los llamados a salir?

La iglesia, la ekklesía, es la asamblea de personas llamadas por Dios a salir. Pero ¿qué hace que alguien sea una de estas personas?

Veamos a 1 Corintios 1:2:

“A la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, los santos llamados”.

En este versículo, Pablo dirige su carta “a la iglesia de Dios” y en aposición “a los santificados en Cristo Jesús, los santos llamados”. La nota 3 en este versículo en el Nuevo Testamento Versión Recobro explica estas dos frases:

La frase a la iglesia de Dios equivale a la frase a los santificados en Cristo Jesús. Esto indica enfáticamente que la iglesia está compuesta de los santos y que los santos son los constituyentes de la iglesia. No debemos considerar a la iglesia y a los santos como entidades separadas. Individualmente, somos los santos; corporativamente, somos la iglesia”.

Ambas frases se refieren a lo mismo, pero tienen un énfasis diferente. La frase a la iglesia de Dios nos dice que Pablo está hablándole a la ekklesía, la asamblea de los llamados, y la frase a los santificados en Cristo Jesús nos dice algo sobre los que han sido llamados.

Las personas que constituyen la iglesia no son simplemente un grupo de personas que creen las mismas doctrinas o que tienen las mismas ideas y preferencias. Ni siquiera son un grupo de personas que han decidido congregarse para adorar a Dios. No, las personas que constituyen la iglesia han sido santificadas, es decir, hechas santas. ¿Cómo son santificadas? El versículo dice que son santificadas en Cristo Jesús. Veamos la nota que habla sobre esta frase en el Nuevo Testamento Versión Recobro para ver lo que significa:

En Cristo significa en el elemento y esfera de Cristo. Cristo es el elemento y la esfera que nos apartó, nos hizo santos, para Dios cuando creímos en Él, es decir, cuando fuimos unidos orgánicamente con Cristo por medio de nuestra fe en Él”.

¡Qué maravilloso! Es en Cristo que somos hechos santos, es decir, separados para Dios, y por lo tanto, llegamos a ser constituyentes de la iglesia. Así que la iglesia no está constituida de personas que han alcanzado cierto estándar o que han cumplido una norma o regulación externa. ¡La iglesia está constituida solamente de personas que han recibido a Cristo Jesús por medio de la fe en Él!

Cuando recibimos a Cristo como nuestro Salvador, nacemos de nuevo con la vida divina y eterna de Dios. Esta vida, la cual es Cristo mismo, es lo único que nos califica para nuestra membresía en la iglesia. No hay otra manera. La iglesia no es un club o una organización de personas afines al cual nos podemos unir. Ni siquiera es un grupo de personas expertos en la religión cristiana. La iglesia es la asamblea de todas las personas de todos los tiempos que han creído en Cristo y recibido la vida de Dios; por consiguiente, debemos nacer en la iglesia por medio de nuestra regeneración.

Somos la iglesia

Estamos acostumbrados a escuchar frases tales como: “¿A qué iglesia vas?” o “Fui a esta o a aquella iglesia el domingo”. Pero según la Biblia, nosotros los que hemos recibido a Cristo Jesús somos la iglesia. Somos parte de esta maravillosa e importante ekklesía que Cristo estima grandemente. ¡Le damos gracias y alabamos al Señor por todo lo que ha hecho para redimirnos y regenerarnos a fin de que llegáramos a ser miembros de la iglesia!

En esta entrada solamente tocamos de forma sencilla lo que es la iglesia. Le pedimos que esté pendiente de más entradas futuras en cuanto a este tema tan amplio e inmenso.


¿Necesita ayuda para entender la Biblia?

Pida una Biblia de estudio gratuita que le ayudará a entender la Palabra de Dios

Pídala ahora