¿Cómo puede Dios ser tres y, sin embargo, uno?

Como creyentes, debemos estar claros respecto a lo que creemos. Uno de los principios fundamentales de la fe genuina cristiana es aquella que tiene que ver con lo que creemos respecto a Dios. Creemos que:

Dios es eternamente uno y este único Dios es eternamente el Padre, el Hijo y el Espíritu; no obstante, aunque los tres son distintos, no están separados.

La declaración mencionada anteriormente habla acerca de Dios como el Dios Triuno. Esta verdad respecto a Dios es profunda, y ciertamente no podemos explicar esto plenamente en una entrada del blog. Simplemente explicaremos de forma breve y básica aquí junto con algunos puntos y versículos.

La Biblia revela que Dios es triuno

La Biblia es el mismo hablar de Dios y para conocer a Dios debemos confiar plenamente en lo que la Biblia nos dice. Lo que la Biblia nos revela es que Dios es triuno. La palabra triuno literalmente significa “tres-uno”. Aunque la palabra triuno no está en la Biblia, el hecho de que Dios es triuno es revelado allí a través de muchos versículos.

Observemos algunos de estos versículos y veamos lo que significa decir que Dios es triuno o tres-uno.

Dios es uno y sin embargo tres

Dios es solamente uno y en este universo, solamente existe un Dios. La Biblia es perfectamente clara acerca de esto. Por ejemplo, 1 Corintios 8:4 dice:

“No hay más que un Dios”.

Y en 1 Timoteo 2:5 dice:

“Porque hay un solo Dios, y un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre”.

La revelación en las Escrituras de que Dios es solamente uno es clara y definida.

Sin embargo, este Dios también es tres—el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Mateo 28:19 dice:

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

Aquí, el Señor Jesús claramente habló de tres. Y sin embargo, vemos el hecho de un sólo Dios cuando el Señor usa la palabra en singular “nombre”, y no el plural “nombres”, al referirse al Padre, Hijo y Espíritu. El hecho de que los tres de la Trinidad tienen un sólo nombre declara que Dios es triuno, tres-uno.

Debemos estar claros, sin embargo, que aunque con Dios existe el aspecto de tres, esto no significa en lo absoluto que hay tres Dioses. Debemos recordar los versículos en la Biblia como los mencionados anteriormente que declaran que Dios es uno. Al conectar estos versículos con algunos versículos como Mateo 28:19, podemos ver que Dios es tres y sin embargo es uno, y también es uno y sin embargo es tres.

¿Cómo puede ser esto posible? Esto es muy misterioso y va mucho más allá de nuestro habilidad de comprender. Sencillamente no podemos explicar cómo es posible que Dios es triuno y sin embargo tres. No obstante, esto es lo que la Biblia nos revela respecto a Dios, y como creyentes, somos bendecidos cuando aceptamos la revelación divina tal y como es. Es probable que no comprendamos cómo puede ser esto posible, pero sabemos que así es, según la misma Palabra de Dios.

Aún hay más misterio

Además, el Hijo y el Padre moran el uno en el otro, como dice el Señor Jesús en Juan 14:11: “Creedme que Yo estoy en el Padre, y el Padre está en Mí”. Ya que moran el uno en el otro, no pueden separarse. No pueden estar divididos en dos personas separadas e independientes. Debido a que el Padre y el Hijo moran el uno en el otro, Jesús dijo en Juan 10:30: “Yo y el Padre uno somos”, y en Juan 14:9: “El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre”.

Y sin embargo, leemos en Mateo 3:16-17 que cuando Jesús fue bautizado, los tres del Dios Triuno estaban presentes—el Padre quien habló desde los cielos, el Hijo quien estaba siendo bautizado en el agua y el Espíritu descendiendo como paloma en el Hijo ¿Cómo es posible que los tres estén presentes de esta manera y al mismo tiempo Dios sea sólo uno?

Por una parte, los versículos en Juan 14:11 nos muestran que el Padre y el Hijo moran mutuamente el uno en el otro, y al basarnos en estos versículos, llegamos a la conclusión que los tres de la Trinidad Divina son inseparables y son uno. Por otra parte, los versículos de Mateo 3:16-17 nos muestran que los tres coexisten simultáneamente y al basarnos en estos versículos debemos también decir que los tres de la Trinidad divina son distintos.

Una vez más, nos damos cuenta de que aquí existe algo misterioso con Dios. Los tres de la Trinidad Divina son inseparables y son uno, pero sin embargo, son distintos. Que esto sea así va más allá de nuestra habilidad de comprender. No obstante, esta es la revelación de la Biblia, y aunque no podemos explicarla, somos bendecidos cuando la recibimos tal y como es.

Debido a la revelación obtenida en la Biblia y en estos versículos y por otras cosas más, simplemente debemos aceptar que nuestro Dios es el Dios Triuno, que Él es uno y sin embargo tiene el aspecto de tres—el Padre, el Hijo y el Espíritu. El Padre, el Hijo y el Espíritu son Dios, que coexisten juntos de forma distinta y moran el uno en el otro de forma inseparable desde la eternidad.

Nuestra mente está limitada

Cuando se trata de entender la verdad en la Biblia respecto a Dios siendo triuno, debemos darnos cuenta de que nuestra mente está limitada. El hecho de que Dios sea triuno es profundo y misterioso, y nuestra mente simplemente no lo puede comprender, definir o entender a fondo.

Meditemos en otras áreas donde la habilidad de nuestra mente está limitada. Por ejemplo, sencillamente, no podemos entender ciertos fenómenos existentes en el universo físico, incluso cuando los científicos llevan bastantes años estudiándolos. Ni siquiera podemos entender a fondo nuestra propia vida física aun después de mirarnos a nosotros mismos. Hasta la vida física es un misterio y no podemos explicar por completo el alma interna del ser humano. Incluso después de que comprendamos un poco, debemos admitir que hay mucho más que no comprendemos y que no podemos explicar. Ahora, meditemos en cuanto a Dios siendo triuno, ¿Cómo es posible que nuestra mente finita pueda entender a fondo el misterio del Triuno Dios infinito?

No con el fin de producir un entendimiento sino un disfrute

La revelación del Dios Triuno no está en la Biblia para que la expliquemos o la definamos a fondo, debido a que esto es imposible. Además, el Dios Triuno no es “una cosa”, un tema simplemente para ser estudiado y disecado por el bien de obtener conocimiento. El Dios Triuno que se revela en la Biblia es una Persona maravillosa y viva quien desea que la disfrutemos y experimentemos como nuestra vida y nuestro todo. En el momento en que creemos en Dios y nacemos de nuevo, este Dios Triuno misterioso vino a vivir en nuestro espíritu.

Ahora realmente podemos disfrutar a nuestro Dios Triuno maravilloso y misterioso día a día. Debido a que Dios es triuno, Él puede impartirse a sí mismo en nuestro ser a fin de que Él llegue a ser todo para nosotros, para nuestro disfrute. Podemos ver esto en 2 Corintios 13:14:

“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros”.

Cuán maravilloso es que cada uno de nosotros podamos personalmente y en nuestra experiencia conocer el amor, la gracia y la comunión del Dios Triuno. Es probable que no podamos comprender en nuestra mente las profundidades del misterio de Dios siendo triuno, sin embargo, podemos disfrutar a diario el amor eterno de Dios el Padre, la preciosa gracia de Cristo el Hijo y la comunión íntima del Espíritu Santo. Esto es lo que Dios desea para nosotros, ¡Cuán maravilloso es este Dios Triuno que tenemos!

La verdad respecto al Dios Triuno es profunda e insondable. Le animamos a leer los versículos mencionados en esta entrada junto con las notas respectivas en el Nuevo Testamento Versión Recobro para así tener un panorama más amplio respecto al Dios Triuno.


¿Necesita ayuda para entender la Biblia?

Pida una Biblia de estudio gratuita que le ayudará a entender la Palabra de Dios

Pídala ahora